Para ti

Quiero confesarte algo,

Después de innumerables meses,

Tras las risas intercambiadas

Y las esperanzas estrelladas:

Me alimento de ti,

Soy un caníbal hambriento

Me alimento de tu aliento,

De tus manos y brazos.

Me nutro de tu vida

Y la vuelco en la mía.

No abras la puerta, cariño,

Soy el lobo feroz que palpita

En un cuerpo de ternero

Qué importa ya si lo que se me ocurren

Son mierdas.

Qué importa si dejo caer la lluvia en mi copa

Para luego vomitar sobre el papel

Algo que pretende ser una letra.

Qué importa si tengo la cabeza jodidamente desquiciada

Y me alimento de tu sangre para poder respirar.

Qué más da si soy una cobarde

Y escupo en papel

La sílabas que no puedo decir,

Mirando, fijamente, a tu ventana.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!